1459

Ayer escuché una entrevista que le daba el tal Yunior Aguilera (no lo conocía en absoluto hasta que a la plebe cubiche se le ocurrió ensalzarlo como el nuevo mesías de la libertad criolla) a un youtuber nombrado Ian Padrón, hijo de Juan Formell (disculpen, de Juan Padrón) y el tipo dejaba una cosa muy en claro: se había cagado del miedo. Confesó no estar preparado para la presión a la que fue sometido, e incluso se derrumbó psicológicamente durante todo el tramo en que sobrevivió su “osadía “.

Ser cobarde es un “derecho del pueblo”, pero convocar a miles de personas ilusionadas con el sueño de la libertad, y luego abandonarlas a su destino, obligarlas a reposar en las fauces de la bestia, no es más que un tremendo acto de irresponsabilidad cívica, política y moral. El tal Yunior, aún celebrado por algunos, no es más que una basurilla tarambana e imprudente. Ojalá que lo bajen con presteza del panteón… aunque lo dudo.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.