1499

El presidente Trump demoró la friolera de nueve meses en apuntar que los números de casos positivos por el Covid estaban inflados, gracias a las trampas de codificación incorporadas al ICD-10 (yo lo dije desde el primer día, mediados de Abril del 2020). Si Trump se hubiera decidido, desde un inicio, a defender esta verdad (la de la farsa estadística del Covid), si no hubiera claudicado ante la histeria y, sobre todo, si hubiera despedido sin remilgos al burócrata Fauci, no hubiera sufrido tantas horrendas tribulaciones (como la de haber sido despojado de un triunfo electoral redondo) y el excepcionalismo norteamericano aún atesoraría algo de esperanza. Pero no, sobre sus espaldas recae también la culpa.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.