1546

Guillermo del Toro es probablemente, a estas alturas, el realizador más aburrido, mediocre, llano y superficial que puede encontrarse entre los bendecidos por la crítica cinematográfica de hoy en día, tan aburrida, mediocre, superficial y llana como el propio gordo mexicano. Es una especie de complemento; además de ser del Toro el reflejo exacto de cómo la mediocridad se ha adueñado de todo.

Comencé a ver la tan anunciada “Nightmare Alleys” y como ya debía haber imaginado, no pude siquiera terminarla. Me había sucedido antes con aquella inmetible “El Laberinto del Fauno” y con esa copia pobre y descarada de “Chelovek Amfibiya” del ya fallecido director ruso Vladimir Chebotaryov y que titularon “The Shape of Water” para regalar el Oscar más vergonzoso de la historia del certamen.

El último filme de del Toro es un verdadero bodrio. Mal escrito, petulante, soporífero, no es más que un palidísimo reflejo de aquella formidable Carnivale, la serie de Daniel Knauf, que tan cruelmente fuera eliminada de HBO tras su segunda temporada. Nada que buscar aquí excepto la certeza de comprobar nuevamente como el séptimo arte se bambolea de un lado a otro, herido desconsoladamente de muerte…

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.