2020

Hoy estoy probando al patico Decoy. Ya lo he tomado en innumerables ocasiones. No es mi Cabernet californiano favorito, pero es decente y sé de mucha gente que lo venera con respeto y entusiasmo. Embotellado en las míticas bodegas del matrimonio Duckhorn, cada pieza tiene un costo de unos 21 dólares y lo ideal es acompañarlo siempre de comidas, ya sean carnes o pescado, lo cierto es que el tipo batea bien con las dos manos. Básicamente es un vino grueso, más ácido de lo que se le promociona, seco al paladar y con una predominancia de taninos en el bouquet. Hoy acompañó a un puré de papas con merluza cocinada al horno… y funcionó de maravillas

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.