2028

Calamaro fue la respuesta brutal al Sabina de Jaen. Al romanticismo casi cursi del gaito, la ironía escéptica del austral. Al tufillo trovadoresco del Joaquín, el rock multidimensional de Andrés. Sí, es cierto, Sabina es más “poeta” pero Calamaro un músico muy superior. El Alta Suciedad de 1997 es una joya, desde su tema referencial hasta el Crímenes perfectos, pasando (claro está) por Flaca, Loco, Media Verónica, Me Arde y tantas otras. Si no han escuchado el album de marras y quieren reírse ( o entristecer) el pasado, el presente y hasta el futuro, echen un “oidazo” a la obra de marras. Tal vez ni se arrepientan

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.