2044

Es muy curioso. Tras el derrumbe del comunismo de la Europa oriental y del fin de la guerra fría, las sociedades occidentales (y muy específicamente la norteamericana) entraron en una especie de etapa de nihilismo draconiano, donde la amargura terminó permeándolo todo. La alegría “cultural” de la etapa reaganista, aquella inolvidable década de los 80, llegaba a su fin de forma violenta. El metal glam fiestero era sustituido por el grunge histérico y llorón, las cintas de teenagers de John Hughes por los filmes de solitarios asesinos en serie… y entonces arribaron los tiradores escolares: el clásico trajinismo escolar no sólo se ha dedicado desde entonces a desaparecer a inocentes de la manera más cruel posible sino que sembró la semilla del copy cat, responsable también en buena medida de un número significativo de este tipo de tragedias. Y el hecho de que las auras tiñosas (los políticos, claro está) revoloteen con parsimonia por encima de los cuerpos putrefactos para sacar ventajas (un pueblo desarmado es mucho más confiable que uno armado, por manso que este sea) valida aquella certera tesis de que las masas, de una u otra forma, siempre bailarán al ritmo que los burócratas le impongan…

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.