2048

Ayer en clases el “profesor” de historia y ciencias sociales de la escuela secundaria (middle school) donde estudia N., un abogado gringo al que se le retiró la licencia por corrupción y que ahora “enseña” a nuestros niños, se dedicó a intentar adoctrinar a la clase acerca de cómo la disforia de género no es una enfermedad o trastorno mental. Pues bien, no había avanzado mucho cuando mi hija levantó el brazo y le rebatió con fuerza. Varios de sus compañeros la apoyaron. Sobre el debate de las armas, igual. Mi N. piensa que quizás se pueda elevar la venta a mayores de 21 años y hacer un background psiquiátrico donde gente trastornada como Salvador Ramos, un producto de las políticas anticientíficas identitarias, no pueda acceder a ellas, por ejemplo. El tipo, que pretende que las armas se restrinjan, en realidad, no sabe donde se metió. Y yo, mientras tanto, orgulloso y tranquilo…

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.