2062

En un mundo normal, Biden y sus secuaces serían barridos ignominiosamente del poder en cualquier elección venidera (probablemente éste sea por mucho el gobierno más impopular de los últimos 42 años, al menos) tal y como ya ocurrió en noviembre del 2020. Pero no vivimos en ese mundo normal.

En un mundo normal, tras la derrota del “bidenismo” (todos sabemos que el término es una falacia, que esto se trata de mucho más) el partido opositor entraría a tratar de remediar las cosas y a ser una alternativa de poder. Pero nada pasará, en lo absoluto.

En USA, desde la desaparición del excepcionalismo norteamericano, ni las elecciones son reales ni existe oposición alguna. Bájense de esa nube.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.