3011

Conocí a Emilio Ichikawa en el año 2006, durante aquellos tiempos tremendos de la “blogosfera cubana”, cuando yo escribía una bitácora muy crédula y naive (lo que creamos siempre es reflejo de lo que somos, en este caso específico, de lo que fui) bajo el seudónimo de Camilo López Darias. Recuerdo que el japonés me invitó a jugar fútbol y luego se hizo habitual juntarnos en casa de Papucho. Precisamente en una de esas reuniones conocí a Armando de Armas. Antes me había tropezado en el mismo lugar con gente como Carlos Alberto Montaner, Alina Fernández, Omar Santana y tantos otros. Eran tiempos en los que la quimera de la caída del castrismo era aún una especie de reallidad palpable. (Cuanta ingenuidad. La maldad es incombustible, sobre todo cuando cuenta con la complacencia de todo y todos)

A Armando de Armas lo conocí cuando ya había comprado en la librería del gordo Salvat su Mitos del Antiexilio, un librito pequeño pero sustancioso que establecía desde entonces una tesis conocida pero no muy comentada entre los círculos de cubanólogos y especialistas de la época: el peso excepcional del anticastrismo político estaba permeado y constituído desde siempre por la izquierda socialdemócrata que había regido los destinos de la isla desde su independencia. Enfrentarse, para un lector serio, a una sentencia de tal envergadura, no es más que una invitación a pensar y repensar los acontecimientos de la historia de la República, lo que nos lleva a su vez a establecer razones que expliquen el advenimiento del castrismo.

El fallecido historiador Antonio de la Cova realizó un excelente trabajo como archivero, recopilando todas las comunicaciones que se establecieron entre la embajada norteamericana de La Habana y el Departamento de Estado en Washington desde los años previos a la revolución del 33 hasta poco después del triunfo del castrismo. Leer tal tipo de información de primera mano me ayudó a derribar ”mitos” fundacionales como el del voluntarismo estoico y solitario del castrismo, o el de Batista como el “hombre fuerte de los americanos”, o aquel que establecía que el comunismo criollo fue antimachadista casi desde el inicio, entre tantos otros. Probablemente jamás habría descubierto la valiosa información de de la Cova sin el Mitos de Armando de Armas.

Hay obras que son determinantes en el entorno intelectual y personal de cada uno de nosotros. De cierta forma, lo que lees modela también en buena medida lo que serás y lo que eres. A mí me han influido desde aquel libro infantil que mi maddre me compró en la librería de Colón algún verano caluroso de finales de los setenta y que aún recuerdo con cariño (Jorgito el Goloso) hasta los textos más profundos de un Nietzsche o de un Kozick, pasando por toda la obra de Eco o por El Maestro y Margarita de Bulgakov, o por las dos obras cardinales de George Orwell o por la literatura de K Dick o por la cuentística, los ensayos y poemas del maestro Borges (lo he leído completo!) o toda la obra noir de Dashiel Hammett, Raymond Chandler, James Mallahan Cain y Norm McDonald… el propio Faulkner… Pues bien, dentro de mis influencias es válido citar a Mitos del Antiexilio del maestro y amigo Armando de Armas como una obra vital, porque despertaría mi curiosidad intelectual desde una perspectiva iconoclasta y ayudaría en cierta forma a modelar la visión que tengo sobre ciertos tópicos mundanos. A ustedes les digo: lean el Mitos del Antiexilio y oblíguense a sí mismos a no ser crédulos ni complacientes. Me lo agradecerán con creces.

3000

He escrito un lbro sobre, básicamente, Cine. Pero cuando hablas sobre una manifestación artística tan amplia como la cinematografía, que se nutre de cualquier aspecto de la vida, entonces es inevitable hablar también sobre literatura, sociedad y cultura. Y casi sobre cualquier cosa. Estos textos, cercanos a las 400 páginas, indagan sobre muchos temas desde una perspectiva totalmente ajena a la crítica tradicional (de nuestros compatriotas). Afortunadamento quienes han estado a cargo de todo el andamiaje de la producción del libro han sido Angel Velzquez Callejas, director de Ego de Kaska, y el formidable Roger Castillejo Olán, editor de Exodus que a pesar de estar vacacionando en Francia, se encargó de estos menesteres con una voluntad envidiable. También he tenido la suerte de que el narrador Leopoldo Luis García se haya dignado a escribir un prólogo soberbio y que el propio Angel me haya obsequiado un formidable epílogo. Espero, por lo tanto, que disfruten estos textos y me hagan saber si les parecieron interesantes.

2094

Por regla general la crítica cinematográfica suele ser academicista en extremo. Eso, o farandulera. Y últimamente panfletaria. La muerte de las ideologías tradicionales ha traído consigo el paritorio de una nueva cultura: la de la propaganda del nuevo poder que se construye. En el caso de la crítica literaria es diferente. Encuentras cualquier cosa, por supuesto, pero hay ciertas vacas sagradas que pueden ensalzar o hundir la “carrera” de cualquiera. Poniendo esto en contexto y volviendo al otro lado, yo no sería capaz de enviarle un manuscrito al propio Roger Ebert si resucitara y vanagloriarme cuando me respondiera diciéndome que mis reseñas son una mierda, que tienen erratas y repeticiones y nada más! Hay que ser muy tonto, y yo puedo pecar casi de cualquier cosa menos de zanaco. (El caso, en realidad, me da pena)

Bueno, como les decía, la crítica cinematográfica suele ser academicista en extremo…

2092

Hoy cenamos en casa fideos de Konjak aderezados con salsa homemade de queso feta y tomates naturales, además de zucchini al sartén sofrito en vino seco y paprika con cebollas moradas. El aguacate acompañó a un picadillo de pavo con pasas y aceitunas. Y la combinación perfecta para beber es un cabernet sauvignon (es increíble como potencia el sabor de la comida), en este caso un Fitvine californiano de buen grosor y aceptables taninos.

Chef: Ani Gallardo

Familia 4

Los muchachos están en vacaciones y Rafe está recibiendo terapia virtual. Esta mañana le tocó con Sissy, su PTA desde hace varios años. Rafe estaba molesto porque le habían programado la sesión para las 9 AM. Le pidió a Sissy que le pusieran las terapias para el horario de la tarde; que si era preciso pusieran a los niños de la tarde en la mañana y a él en la tarde. Y Sissy le preguntó: -«Pero Rafe ¿A qué hora te levantaste hoy?» -«A las 8:30 AM» -«Entonces te da tiempo para la terapia de las nueve» -«¡Pero entonces no me da tiempo de leer las noticias al levantarme!»

2067

Uno de esos escritorzuelos cubiches avecindados en España, un ser absolutamente de izquierdas, se alegra porque en alguna región de la península ha ganado la centro derecha, (esa a la que Agustin Laje se refiere como “la derechita cobarde”) y no la “izquierda ñi ñi ñi” ni los “fascistas de Vox”. Una razón más que válida para simpatizar con los de Santiago Abascal y para arriscar la nariz con la social democracia gordinflona de siempre…

2060

Un escritorzuelo local, antiguo dirigente cultural en la tiranía castrista, mientras repleta de hielo su vaso con cerveza, le dice a sus amigos de una isla vecina que agradezcan que la izquierda jamás gobernó por esos lares. El escritoezuelo de marras comete dos errores. En primer lugar la nación a la que se refiere ya ha sido presa de las izquierdas folclóricas y malvadas, por supuesto. En segundo lugar, hacer una afirmación de tal calado, como si se tratara de una palabra de aliento proveniente de un abuelito sabio, o es una muestra de ignorancia, o de una hipocresía vergonzosa. El tipo no sólo fue un militante de izquierdas, según quienes lo conocen, sino que sigue compartiendo cada uno de los postulados, al pie de la letra, del zurdaje ideológico que rige los destinos hoy en día. Hay que ser careguante!

2037

Este Beringer bros Cabernet Sauvignon de Napa valley redondeado en barricas de Bourbon, es grueso y equilibrado. Su bouquet, salvaje y rotundo, no es para primerizos. Hoy lo acompañé con una cena ”frugal” compuesta de tortilla de queso americano y spam, ensalada mixta de garbanzos, hilillos de remolacha, col, kale y lechuga salteados en bacon… y tostadas doradas en aceite de oliva

1478

Ha muerto mi estimado amigo Juan Felipe Benemelis. Me he enterado esta mañana. Ya sabía previamente de su condición. De más está decir que la tristeza me invade (me ha pegado un gaznatón soberbio). Lo vi hace poco tiempo durante la Convención de la Cubanidad, donde nos pusimos al día. Nos respetábamos muchísimo intelectualmente. Era un gran tipo y un gran estudioso y pensador. Lo echaré de menos, como todos. Su obra inmensa quedará, a la espera de ocupar el espacio que merece. Ya nos tropezaremos nuevamente! Mis condolencias a la abnegada Irma E Sanchez y al resto de sus familiares.

1471

Texto leído en las Navidades Literarias organizadas por Ediciones Exxodus

El destino de El Principito, la obra de Antoine de Saint Exupéry, podría haber continuado siendo el de clasificarse como decano y previsor de la literatura de autoayuda, esa especie de pseudo psicología tan en boga durante las últimas décadas del siglo pasado y lo que corre de este, de no ser quizás por la llegada de una nueva edición catalogada por la casa Exodus, ejemplarmente marqueteada por el cubano barcelonés Roger Castillejo Olán y traducida y “epilogada” por el doctor Angel Velazquez Callejas.

Con ilustraciones sui generis del artista Felipe Leon Echenique, la nueva aparición de El Principito a tierras macroscópicas de un mundo sumido por la incertidumbre del arribo de una nueva era, no debiera de ser un hecho que pasara inadvertido. Sobre todo si consideramos que al texto siempre inescrutable y falsamente predecible del piloto francés se le suma ahora la naturaleza terrible y reveladora de la pluma afilada de Callejas, que despoja del carácter falaz, del buenismo dulzón y contemplativo, del edulcorado caparazón de “historieta para niños” y “ejercicio moral para adultos” a la obra de Exupéry, para relacionarlo, revolverlo y redimirlo con el pensamiento iconoclasta del más terrible de los maestros filósofos del siglo XX, Friedrich Nietzsche.

No seré yo quien les revele lo que corresponde, de manera individual, a cada lector curioso que se apropie de esta nueva edición de El Principito. Como en todo ejercicio contemplativo anterior ejecutado por Angel Velazquez Callejas, sí puedo decirles que los espacios para sopesar e interpretar cada aseveración, son infinitos, y podrá estarse de acuerdo o no con el doctor Callejas acerca de la prevalencia del pensamiento nietzscheano en la entelequia exuperiana, pero de lo que sí no tengo dudas es que luego de avistar el epílogo del libro, jamás podrán volver a acercarse de igual forma a la obra de marras.

Callejas, un provocador criollo, un busca pleito ilustrado, heredero indemne de aquellos polemistas del ágora griega, de los hijos urbanísticos de Pericles, nos obliga a reflexionar sobre la naturaleza no cándida de la existencia, sobre los entresijos falaces de la simpleza, develando que la pieza de Saint Exupéry no es más que una prolongación del “destornillamiento”de la ascesis espiritual de la cual el sabio alemán fue un impulsor casi único y vital. Y que la propia figura del principito es una nueva lectura de un niño Jesús post navideño, derrumbe de la metafísica clásica y neo surgimiento de la ontología fenomenológica del ser en el mundo.

No debemos sorprendernos por la continua intención de Velázquez Callejas de intentar legar una lectura más allá de la apariencia conformista y simplona de las asociaciones superficiales. Ya lo hemos constatado antes en sus estudios en relación a Cuba o a la literatura del exilio o a la poesía edulcorada y huérfana de espíritu de la creación palpable. Y es que si algo distingue el propósito intelectual de Callejas es el del inconformismo a todo trance. Por eso su cabalgata en contra de toda falsedad posible. Y la lectura previa de El Principito, a vista y paciencia de Callejas, no es más que una falacia generada por la mediocridad, que no les quepan dudas.

Pero Velazquez no se detiene en el carácter intelectual de la obra de Saint Exupéry, sino que se arriesga a “entronarla” dentro de un carácter vivencial literario, afirmando que El Principito es una obra de acción vanguardista, tal y como corresponde a la etapa histórica en que fue concebida. Y como colofón de su disección patológica, en términos puramente científicos, Callejas dice que esta obra “No se trata tanto de un ideal construido por la proyección del pensamiento más allá de los hechos o del tiempo como de una invitación al hombre a redescubrir los fundamentos pre reflexivos de su existencia, porque éstos son la condición de su realización. El hombre como el Principito- dice Callejas – esta llamado a construir en la estrella la inmunidad individual y colectiva de la cultura”.

Los invito, señores, a ser cómplices de esta nueva y revolucionaria lectura sobre El Principito. Comprobarán cuán provechoso resulta mirar de soslayo lo que todos dan por hecho.

Muchas gracias!

1464

José Antonio Kast ganó la primera vuelta de las elecciones en Chile cuando tras haberse contado el 67 por ciento de los votos llevaba una ventaja de tres puntos sobre su más cercano perseguidor. Matemática y estadísticamente, la suerte estaba echada.

Donald Trump ganaba los cinco estados claves en las últimas elecciones de noviembre, al filo del cierre de la jornada, con más del 50 % de votos contabilizados y ventajas entre 5 y 16 puntos en cada uno de ellos. Unas horas después se «viraría la tortilla».

¿Entienden lo que digo?

1397

Si te infestas de Covid puedes cursar asintomático o tener una gripe desde moderada a severa, o incluso hacer una neumonía viral o mixta. Si eres gordo y joven, o si sufres de diabetes, las posibilidades de complicarte son mayores. Acá aplican los consejos ancestrales de siempre: lávate las manos con frecuencia, evita multitudes, aliméntate bien, haz ejercicios y garantízate un buen sueño. Lo demás es bobería, Sarría. Intentar ponerle coto social a un virus respiratorio cualquiera es como luchar contra el Dios omnipotente de las sagradas escrituras, a pie, descalzo y sin lanza alguna. La vida sigue! (Sospecho que el mundo será obligado a paralizarse nuevamente)

1386

Al parecer los conversatorios en el espacio de la post convención de la cubanidad, específicamente los del domingo en la mañana, donde esbozaba la idea que tantas veces les he conversado a ustedes sobre la muerte de las ideologías tradicionales y la ascensión del muy próximo globalismo totalitario como nueva forma de comunitarismo cultural y, por ende, de sometimiento individual “sui generis” a través de la tecnología y la propaganda biológica anti científica, fueron provechosos y productivos.

A raíz de ellos, por cierto, una serie de deportistas y pensadores destacados como José Modesto Darcourt, Orestes Kindelán y otros, han publicado interesantes artículos en la revista Ego de Kaska, nacida al amparo del doctor Angel Callejas de Velazquez, que les recomiendo revisar. En todos ellos se intuye la fuerza irreductible del pensamiento nietzscheano a través de los postulados de Lamar sobre, y permítanme pavonearme un poco, la idea seminal (no la de Eco de matar a un monje, por supuesto) que yo les he esbozado durante los últimos meses…

1275

Un simple comentario (no da para más)…Sayonara (1957) es un dramón romántico, una telenovela mexicana filmada en cinemascope con yumas y japoneses y una actuación de Marlon Brando que, ciertamente, no es la mejor de su carrera. La pieza de Joshep Logan, muy sobrestimada en su tiempo, ha envejecido de manera lamentable.

1188

Nunca faltará el ‘Simplicio Magno’ de ocasión, antiguo cuadro partidista y cultural del vetusto castrismo, que se erija en defensor de las causas justas y del «sentido común». Vivimos en una era donde el neófito, amparado por su teclado inclaudicable y feroz, se atreve (con todo el desparpajo posible) a contradecir sin evidencia alguna (a no ser algún recorte de CNN o de la BBC o de Reuters) a profesionales que atesoran experiencia empírica sobre un tema en particular. Es la invasión de los necios de las que nos hablaba Eco; es la legión de los idiotas que inundan las redes sociales.

A propósito, hace tan sólo unos escasos días, el eminente doctor Sucharit Bhakdi, especialista en microbiología, profesor en la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz y director del Instituto de Microbiología e Higiene Médicas de Alemania, decía, en relación a la histeria covídica que nos azota desde hace casi un año, que «aislar a toda la población es grotesco, absurdo y muy peligroso». Y acotó lo que muchos otros prestigiosos especialistas se han atrevido a señalar: «»Esta es una tragedia increíble, porque todas estas medidas adoptadas son en realidad un sin sentido. La esperanza de vida de millones de personas ahora se está reduciendo debido a esto. El impacto espantoso en la economía mundial amenaza la existencia de innumerables personas».

También dice el Dr. Bhakdi que «las consecuencias en la atención médica son profundas. Los servicios a otros pacientes que los necesitan se reducen, las operaciones se cancelan, las prácticas médicas se vacían. Todo esto tendrá un impacto profundo en toda nuestra sociedad».

Y coincido absolutamente (ustedes lo saben) con el eminente epidemiólogo cuando asegura que: «Estos virus coexisten con humanos y animales en todo el mundo. Los virus son la causa de enfermedades menores y muy comunes del tracto respiratorio. Muy a menudo, las infecciones siguen siendo subclínicas y sin síntomas. Los casos graves ocurren casi exclusivamente en pacientes de edad avanzada con otras enfermedades subyacentes, en particular enfermedades pulmonares y cardíacas».

¡Señores, ni más ni menos!

Aunque estoy seguro que nuestro eminente escribidor Simplicio Magnus, vendrá pronto a corregirle la plana al doctor Bhakdi. ¡Es que estos «intelectuales» se las saben todas!

(Pd: Yo sería incapaz de debatirle a nuestro Simplicio en las artes de la burocracia cultural. Ése es su campo).