1415

El día (muy cercano, por cierto) en que la derecha real deje de ser relevante en Israel, entonces la nación judía será líder indiscutible en la ardua tarea de construir el futuro luminoso. Su ancestral espíritu corporativo-colectivista no es más que un plus. ¿Ah, que no me creen?

Échenle entonces un vistazo al affair Covid en las tierras de David…

1414

Cuando el castrismo se apoderó de Cuba y comenzó el desmantelamiento del capitalismo productivo, aparecieron las primeras escaseces que luego se fueron profundizando a medida que las iniciativas individuales se convertían en carne muerta. Desde un inicio los infinitos acólitos del nuevo proceso justificaban cualquier desabastecimiento culpando a los enemigos externos (luego eternos), a las novedosas variantes productivas que se implementaban “para el bien de todos” o al antiguo sistema político, ya patidifuso y derrocado.

En los Estados Unidos hoy comienzan a escasear hasta las bolsas de comprar en las tiendas (lo comprobamos en la Barnes and Nobles de la barriada) y la gente, impávida y confiada, asegura que no pasa nada, que las carencias pasarán, que la culpa es de China o del virus del Covid, que la vida retornará a su normalidad lo antes posible…

El punto es que nunca faltará quien le vire el rostro a la realidad y se haga el de la vista gorda. Mirar y reconocer la fascia del horror no es un asunto grato. Pero les aseguro, amigos míos, que por mucho que huyan no podrán esconderse. La bestia ya habita entre nosotros.

1413

Esto es lo que pienso sobre lo que hoy vemos y vivimos:

El concepto de la “tiranía de las minorías” no es más que una falacia esbozada durante la época moderna (tras la revolución francesa) por los “defensores” del pueblo. Acaso el fascismo y el nazismo no gozaron de las simpatías unánimes del vulgo? El bolchevismo soviético? El castrismo sandunguero y tropical?

Señores, las tiranías post feudales han sido siempre apoteósicas y multitudinarias, no importa si son promovidas por el látigo o la fe. Cualquier unanimidad en torno a alguna cosa, sobre todo si se invoca el “bien comun” como precepto moral inalterable, terminará casi irremediablemente en una tiranía que gozará del beneplácito de muchos y de la incertidumbre de otros pocos.

1410

Vivo en un barrio nuevo. Alrededor de mi casa, tres piscinas a medio terminar desde hace ya un par de meses. No hay materiales, dicen. Para colmo tengo que cambiar de auto muy pronto, pues se me vence el lease. Los dealers están semivacíos. Tengo a un muy buen amigo pagando mes a mes su antiguo carro porque no aparece el modelo que quiere. Está deficitario en el mercado!! El valor de los efficiencies en Miami supera los mil dólares mensuales, hay listas de espera para pujar por casas viejas que se venden, la gasolina ha escalado ampliamente por encima de la barrera de los tres dolares el galón lo que ha disparado los precios de las carnes y otros bienes de consumo… Ayer alcancé la cifra de 70 pacientes completamente vacunados positivos por Covid, de los cuales la friolera de 13 fueron hospitalizados con neumonías (todos obesos, por cierto, pero no puedo decirlo en voz muy alta pues pueden acusarme de gordofobia)… Todo esto y mucho más tan solo nueve meses después del golpe-fraude y siete de la ascensión del pseudo presidente. A ello sumen mandatos obligatorios de vacunaciones sin sentido, estricto control sobre grupos poblacionales, politiquería rancia, ejércitos desmoralizados, generales partidistas… USA boquea frente a todos, pero casi nadie se percata…

1408

Es curioso, por decir lo menos! Cubiches exiliados en Europa, socialistas por formación y convicción, apelando al concepto del excepcionalismo norteamericano como explicación de por qué todo anda bien por estos lares y de cómo aquel que se atreva a advertir sobre el fantasma del comunitarismo en USA no es más que un conspiracionista deschavado. Sí, claro, son los mismos que apuestan por el Apocalipsis a causa del Covid y del calentamiento global…Lo dicho, vivimos el preludio del fin de las ideologías tradicionales, que no les quepan dudas.

1406

No hay discurso político ni estamento ideológico ni protesta pacífica ni recaudación de plata ni promesa social alguna que cambie el curso de esta nueva era. El buenismo de Gandhi fue un cáncer malsano que se expandió hasta lo inconmensurable.

El mito de las democracias funcionales está muerto y enterrado desde noviembre pasado. Sólo la violencia social podría generar expectativas, pero una sociedad feminizada al extremo de caer abatida impunemente ante la propaganda senil de un virus aterrador y mortal que mata a menos del 2 % de los contagiados, deja en claro que aquellas gestas heroicas de los hombres frente a los imponderables más oscuros, son cosa del pasado.

1405

El gobernador De Santis reforzó hace unas semanas la no obligatoriedad del uso de máscaras en las escuelas, pero los grandes distritos escolares del sur de la Florida hicieron caso omiso e institucionalizaron la regla: las máscaras son forzosas. Un padre se negó a que su hija se la pusiera… y fue arrestado por las autoridades! Los gobiernos e instituciones comienzan a regir de manera absoluta sobre nuestras vidas. Siguen ustedes sin verlo, acaso? La patria protestad añeja del estalinismo hecha carne y vísceras y nervios… Ah, y sí, los militares están obligados a vacunarse, de lo contrario pierden sus trabajos.

Señores, les han robado la nación frente a sus narices! La historia jamás había conocido enemigo tan formidable para las libertades! La nueva USA no es más que un reflejo del nuevo occidente. En paz descanse!

1398

Hace rato que vengo pensando en esto:

Solemos achacar, generalmente, la génesis de cualquier desproporción o mal a las ansias irrefrenables de acumular dinero o poder. Pero en el proceso usualmente obviamos la razón más trascendente que parte, incluso, desde los propios vericuetos de la fisiología humana: el afán de trascender a la muerte!

El hombre, en pos de dejar un legado (un fatuo intento de burlar al deceso) es capaz de acometer los actos más brutales y desquiciados. Lo más terrible de tal cosa es que aquellos que intentan perpetuarse desde las alturas lo hacen impulsados por una creencia mesiánica de superioridad magnánima. O acaso el siglo XX no estuvo preñado de estos ejercicios grandilocuentes y megalomaníacos donde el “bien común” se desparramaba a golpe de fusilamientos y terror?

El tiempo, inconmensurable, avanza y una nueva era ha arribado a las fronteras de la historia. El comportamiento humano sigue siendo el mismo, esta vez parapetado tras una tecnología cuasi asombrosa que nos “ayuda” a todos a desandar el buen redil. Y a pesar del avance, volvemos a anclarnos en la oscura era de la edad media, donde predomina la falsa ciencia y el hipertrofiado sentido de la virtud. La reacción ante un virus respiratorio como el SARS Covid 2, por cierto, es el ejemplo paradigmático.

1394

Sábado en la mañana. Salgo con mi madre a “vitrinear” por Miami. Un popular mall está desierto. Todas las tiendas del lugar exigen el uso obligatorio de la máscara para poder entrar. Nos vamos. Llegamos a un Target vecino. Quizás unas cien personas, incluyendo trabajadores, dentro del inmenso local. Todo el mundo cubriendo sus bocas y narices. Todo el mundo. El mandato acá es opcional. Sólo mi madre y yo a cara descubierta, como seres arcaicos venidos de otros tiempos, como espectros horrendos de un pasado mejor…

1392

Observando los últimos acontecimientos, se me ocurre esto:La búsqueda de la unanimidad en nombre del bien común es el sueño dorado de todo totalitarismo. Y los totalitarismos, como entelequias políticas, son auto indulgentes y poseen una visión compasiva de sí mismos. Es por eso que, tras la herencia de la revolución francesa, intentan llegar a la consecución de sus “metas” por mediación del iluminismo. De allí la importancia de burócratas e instituciones. Ellos manejan las cifras, ellos adecúan los “numeritos”. La instauración de las políticas totalitarias casi nunca precisan de la imposición generalizada de la violencia. Basta con diseminar la idea del bien común. Basta con convencerte a ti y a mí de que estamos actuando a favor de la bonanza del otro.

1391

Me da cierto pesar con aquellos amigos y conocidos que han celebrado, casi siempre jubilosamente, la renuncia obligada del ex gobernador Cuomo, como si se tratase de una victoria de la justicia o, peor, como si el status quo de la “democracia “ norteamericana recuperara su aura ilusoria de “perfección y consecuencia” de aquellos tiempos previos a noviembre del año pasado. Señores, quienes sacaron al corrupto y soberbio Cuomo del sillón del poder fueron aquellos mismos que se robaron una elección a vista y paciencia de todos, pateando el trasero de quien presuntamente era el hombre más poderoso del mundo en aquel entonces. Acá no hay ganancia alguna. Ya lo comprobarán con quien sustituya al jamonero de marras…

1383

Respondiendo a un amigo, en un provechoso intercambio por messenger:

“El mundo ha cambiado. Nos encontramos ya, desde el año pasado, en una nueva etapa de la historia. Muchísimos teóricos, ensayistas, politólogos, quedarán en desuso. El discurso y la visión de la realidad tendrá que acomodarse a esta nueva circunstancia. Sólo aquellos grandes filósofos que indagaron profundamente sobre el más universal y prevalente de los temas: la naturaleza humana, sobrevivirán a la furia de los nuevos tiempos”.O lo que es lo mismo, el tradicionalismo especulativo ha muerto. Lo triste, o lo trágico, es que muchos de los involucrados apenas si se enteran…

1381

La libertad colectiva es una ilusión perenne construida bajo el endeble mito de la democracia. Ha sido, a lo largo de la historia, un esfuerzo loable pero ineficaz. Sólo es posible, amigos míos (y nunca en un estado puro) la libertad individual. El resto es entretenimiento para el vulgo.

1380

Biden pretende obligar a todos los trabajadores federales (para empezar) a vacunarse… Fauci está proponiendo que todos los que se vacunaron usen mascarillas en público… los autos siguen sin aparecer en el mercado y los dealers están prácticamente vacíos… el precio de la gasolina continúa con su espiral incontrolable… la carne en algunos lugares casi duplica su precio de hace seis meses… Señores, en serio ¿Aún no perciben nada? ¿Aún son incapaces de ver más allá de sus narices? Dios, si existe, que tenga misericordia de todos ustedes…

1375

Vivimos tiempos en que el neo marxismo, a escala global, parece revivir en los textos de un Thomas Piketty, por ejemplo. La visión colectivista de la distribución de bienes y el papel preponderante del estado comienzan a carcomer a las grandes economías capitalistas occidentales. Estamos ya anclados en la post modernidad, como muy acertadamente ha señalado Félix de Azúa Comella.

La sensación colectiva de culpabilidad generada alguna vez por la teología cristiana se ha ido disipando y los límites entre las categorizaciones del bien y el mal se desdibujan. Somos, en fin, testigos de “la muerte del mito fundacional del génesis”, para citar exactamente a de Azúa.

El decreto de la muerte de la influencia cristiana sobre los hombres occidentales es prácticamente un hecho. Cómo sobrevivir a ello es la tarea a resolver que debiera imponerse a sí misma la filosofía post moderna, sobre todo debido a que un revival de la fe me parece improbable en estos días.

(Escrito en julio 23 del 2015)