3040

Un tipo llamado Giulio Boccaletti, cofundador de una organización ambientalista llamada Chloris Geospatial, es citado por el sitio oficial del World Economic Forum en uno de sus videos propagandísticos acerca de cómo salvar el mundo, diciendo que en el 2010 ocurrió un monsón desvastador en Pakistán que dejaría a millones en la más profunda pobreza y que ese desastre natural volvería a repetirse en este 2022.

Boccaletti se pregunta el por qué en doce años no pudo hacerse algo que previniera tal cosa. Y la respuesta, en mi opinión, es muy simple. Giulio, consorte, no pudo hacerse nada simplemente porque nada ni nadie puede controlar a la naturaleza. Hay que ser o muy inocente o muy tonto o muy imbécil para creer que se puede andar por ahí evitando terremotos y ciclones. Cállate la boca de una vez y deja de intentar tupir a la gente más simple y llana e impresionable, que es la mayoría. El curso de la historia (y de la vida) es implacable.

3023

El discurso de Joe Biden en el que declara a sus rivales políticos como enemigos de la patria, constituye un parteaguas en la historia política de esta nación y, por ende, de todo el Occidente. Es el pináculo de las ambiciones dictatoriales del mal llamado «progresismo» ideológico. Tal parece que el fenómeno «Donald Trump» ha terminado convirtiéndose en la excusa perfecta para arrasar con cualquier disenso social.

Sí, vivimos tiempos oscuros y confusos, donde muchos que se catalogan a sí mismos como «derechistas» e incluso «conservadores» siguen considerando al actual «presidente» y a sus asesores como seres incapaces e ineptos alejados de la realidad, como torpes operadores políticos que no saben a dónde van… y a sus críticos más lúcidos como «conspiradores». (En esa infausta categoría conciliábula entrarían desde Sorah Ahman hasta Patirck J. Deenen).

… tiempos en que los alabarderos alados de la «democracia» justifican y aplauden el conato de veto por parte de esta administración, bajo la peligrosa premisa de que «el mal debe ser acallado», idéntico argumento al de tantos horrores previos. Pero el «futuro luminoso» tiene que construirse a cualquier costo, sobre todo por encima de los cuerpos pútridos del pasado, a la usanza de la revolución francesa…

3020

El arte es perverso cuando se utiliza para ejercer propaganda política. La Middle Earth de Tolkien se ha covertido en un dechado del wokismo, ése cáncer que lo invade todo. El nuevo mundo ha de ser construido sobre las ruinas de la civilización previa. No importa quien caiga. Que todo sea por la causa, camaradas!

3012

De vez en cuando es necesario recordarlo. La madrugada del 4 de Noviembre del 2020 el presidente Trump ganaba los cinco estados electorales claves por una diferencia entre 8 y 16 puntos sobre su retador del partido demócrata con más de la mitad de los votos escrutados. El conteo de boletas, súbitamente, se detuvo por varias horas sin una razón establecida y ya hacia el amanecer se reanudó, trayendo consigo la “sorpresa” de que Joe Biden había, contra toda lógica matemática y estadística, remontado una desventaja a todas luces imposible de superar. Luego, la apoteosis.

(Por cierto, hoy no había gasolina en la barriada y un galón de leche y doce huevos me costaron la friolera de 9 dólares en el supermercado vecino)

3010

El allanamiento a la mansión del ex presidente Trump, más que un hecho es una advertencia:: “Tú, alfeñique insignificante que te atreves a ondear la bandera de una libertad inexistente, no te metas con nosotros, no te atrevas con el poder, porque tarde o temprano terminaremos yendo también por ti”.

3009

La irrupción del FBI de manera estentórea en los predios de la residencia del presidente Trump en West Palm Beach para ejecutar algún registro es ciertamente un escándalo y una vergüenza para una nación que se precia de ser la luz y guía de la democracia y la justicia en todo el mundo (pamplinas!)

Pero a aquellos que albergan esperanzas de que una vuelta de tuerca pueda suscitarse de alguna manera tras un acto de apariencia (y solo de apariencia) tan “desesperado” por parte de una institución que nunca ha sido autónoma sino que siempre ha respondido al “gobierno” de turno, les aconsejo: hold the horses.

Señores, no ha existido en la historia de la nación mayor horror que el suscitado en noviembre del 2020 cuando, en aquella infausta madrugada electoral en que el presidente Trump ganaba holgadamente, el conteo se detuvo en toda la nación para luego recomenzar con un candidato opositor que ya, de buenas a primera, remontaba una ventaja imposible desde el punto de vista matemático y estadístico, para terminar “imponiéndose” en los cinco estados claves que determinaban el resultado electoral.

Era en aquel entonces que la “furia irredimible” del pueblo debía de haberse manifestado. El 6 de enero fue, quizás, el episodio idóneo para barrer con políticos de uno y otro lado y extirpar el cáncer de la putrefacción burocrática y social. Pero los pueblos no determinan absolutamente nada, amigos míos. Menos los pueblos sonsos y pusilánimes (que son y somos todos).

Ahora ya es demasiado tarde. No importa la furia que pueda atesorar el presidente Trump ni la molestia de sus seguidores. A quienes aspiren a un cambio por la vía electoral les recuerdo que el antitrumpismo furibundo es un fenómeno bipartidista y, en los estamentos del poder, universal. Y también les recuerdo que quienes cuentan y contarán los votos serán siempre ellos. La única posibilidad que aún persiste para la justicia es la violencia irrefrenable y esa no la van a ejercer ni ustedes ni nosotros. Así que bon voyage

3005

El hecho de que un Donald Trump se preste para la farsa electoral de estar apoyando a tal o más cuál candidato (muchos de ellos tradicionales anti conservadores, por cierto) para las elecciones venideras, demuestra un par de cosas. Primero, que la falacia de la democracia occidental es un hecho establecido y muy probablemente inalterable. Segundo, que el “pantano” terminó por engullirse a todos.

Sean serios, señores!

2099

Y el mundo sigue su paso hacia donde todo está predestinado y las clavijas que nos fijan hacia ese destino inexorable son más recias que cualquier otra cosa. De nada importan los discursos, las bravatas, las falsas ilusiones, las contiendas. De nada los análisis y contubernios. La vida, amigos míos, es un soplo, una brisa.

2098

Quienes pensaban que la investigación congresional sobre los sucesos del 6 de enero era una payasería sin sentido… se equivocaron. El dichoso circo político ha propiciado el anclaje de ciertas “disposiciones “ que blindan al fraude electoral de noviembre del 2020 y a los venideros fraudes del futuro.

Un ejemplo? La recién reformada Electoral Count Act con respaldo absoluto de ambos partidos, que vuelve arcaica el acta electoral de 1887.

Se los repito, jamás la libertad había enfrentado a enemigo tan formidable. Estos hijoeputas no dan puntada sin hilo.

¡Sigan, sigan creyendo que el chicharrón es carne y que los “titanes” existen!

2089

Amigos, cuando hablo de disforia de género no me refiero a la homosexualidad, pues no es lo mismo ni se escribe igual. Mientras la disforia es un trastorno psiquiátrico, la homosexualidad es una conducta sexual, no una patología per se. Simplificando, un trans que no se percibe a sí mismo como lo que biológicamente es, está enfermo. Un homosexual (o bisexual) es un tipo normal como otro cualquiera. Eso sí, un transexual puede ser, a pesar de su trastorno, una persona maravillosa, mientras un hetero o un gay pueden ser tremendos hijoeputas. Así de simple.

2088

La disforia de genero es un trastorno mental, una enfermedad psiquiátrica. Así de simple. No quiere decir en lo absoluto que un transexual, por ejemplo, sea una mala persona. Estar enfermo no te convierte en un ser humano despreciable. Alguien con cáncer o con una cardiopatía cualquiera o con una fibrosis pulmonar no es mejor o peor que cualquier otro. Lo que quiero decir es una obviedad, relativizar la biología es parte de la apoteosis de la pseudociencia que vivimos con tanta claridad en estos tiempos. Elevar una enfermedad mental al status de normalidad impositiva es una vuelta a la edad media y a los tiempos de la inquisición.

2085

La apoteosis de la pseudociencia no sólo nos está llevando hacia el reinado de los totalitarismos tecnológicos, sino que terminará desembocando en el establecimiento del transhumanismo como ideología reinante. Cuéntenselo a sus hijos y sus nietos pues yo, al igual que Kyle Reese, vengo del futuro…

2083

Hoy me levanté pesando sobre la imposibilidad de redimir el excepcionalismo norteamericano. Y he aquí el por qué:

El “mal” no puede ser combatido sin una cuota de horror. Toda contención es necesariamente violenta. Pero en tiempos donde dicha violencia sólo proviene del Estado o de aquellos grupos marginales sostenidos o por los gobiernos o por quienes controlan el poder (el verdadero, claro) no hay esperanzas. Se precisa de una dejadez de la “moral” reinante para poder subvertir cualquier status quo, de lo contrario, imperará la satrapía, tal y como acontece en estos tiempos.

Aquel seguidor tradicionalista de los patrones “éticos” sobre los que se han construido las sociedades occidentales vive en la paradoja de (si quiere o pretende trastocar la realidad imperante), dar la espalda a las comodidades de la post modernidad y no abrazar el destino que le han trazado (con todo el inmenso costo que cosa así conlleva) o de acatar las reglas y continuar validando (el ejercicio del voto es un ejemplo) la propia existencia que desprecia.

2079

Tim Allen al fin ha hablado sobre Buzz Lightyear, luego de que Disney lo quitara del camino para colocar a un muy conveniente Chris Evans para la secuela “Lightyear”. Y resulta que la concreción de la idea seminal, surgida hace varios años ya, se hizo sin el equipo original responsable de las cuatro Toy Story. La purga fue absoluta, total. La dirección y la historia corren a cargo de Angus McLane, un tipo relacionado con algunos de los productos residuales de la franquicia (nunca con los filmes, que son en fin de cuentas las grandes obras). Lo mismo aplica para el ptro guionista, Jason Headley, y para el resto del reparto y equipo técnico. El resultado? Una pieza woke que está siendo vapuleada por el público, en la taquilla y en la crítica. De hecho, no recuerdo nada que haya punteado tan bajo (5.3) en la franquicia de Pixar anteriormente. Aunque como todos sabemos , ya ni siquiera se trata del viejo esquema de arte y dinero; ahora todo es ideología, como en aquellos estados totalitarios a los que la “democracia occidental “ pensó alguna vez que había derrotado. Una vez que aparentemente el reservorio había muerto, el Alien incubado salió para despedazarnos a todos…

2076

Michelle Singletary, columnista económica del WP, el diario de Jeff Bezzos, el diario de uno de los hombres más ricos del mundo, el diario del nerd que conquistó a todos y todo, escribió hace un par de días que los norteamericanos tenían que dejar de quejarse por la terrible situación que atraviesa la nación y el mundo.

“Tienes que dejar de quejarte cuando hay tantas personas que, literalmente, solo pueden tener dos comidas en vez de tres», advierte. Y remata con una frase terrible, una frase profundamente inquietante, pues algunos de nosotros ya la hemos escuchado antes: “Y sí, te está costando más la gasolina, pero adivina qué? Todavía en esta fiesta del cuatro de julio, puedes salir a comer fuera».

Esta comisaria partidista, que apela al voluntarismo estoico tal y como lo hicieron otros en el castrismo o en la Rusia roja de los soviets o en la Alemania nazi semi derrotada por la alianza, al parecer no se ha enterado de las legiones de pobres que ha parido el nuevo mundo que se gesta. Marzo del 2020, mis amigos, ha sembrado la semilla de la desidia; Noviembre del mismo año ha modelado el futuro. Y así vamos.

2075

Norma McCorvey, la chica que mintió diciendo que había sido violada en grupo para que un par de abogadas oportunistas lograran materializar la falacia del “aborto como un derecho constitucional”, y que sería denominada como Roe (para proteger su identidad) terminaría constituyéndose en una defensora de la vida, en una enemiga del aborto y de los intereses políticos y económicos que giran en torno al tema. Que gran y elocuente paradoja!