1320

Previo a un concierto en Newscastle, tras la salida de Ronnie James Dio, la gente de Rainbow, es decir, Ritchie Blacmore y compañía, habían tratado de convencer al nuevo vocalista Graham Bonnet, un tipo que usaba traje, lentes de aviador y pelo corto estilo militar, de que se dejara crecer el cabello. Habían logrado vigilarlo por un tiempo y una incipiente melena le llegaba casi a los hombros. El propio Blackmore decía que ya Bonnet mostraba una imagen «casi aceptable». Sin embargo, antes de ese concierto en Newscatle, los chicos de la banda le habían encargado a Colin Hart que vigilara a Grahan para que no cometiese una «locura». No obstante, una tarde cualquiera Bonnet saltó por la ventana de su habitación y fue directo hacia una barbería a cortarse todo el cabello sobrante. «Estuve a punto de darle un guitarrazo por la cabeza», cuenta el mítico Ritchie Blackmore, entre risas un par de décadas después. «¡Gracias a Dios que no lo hice!».

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.