591.

Ángel Velázquez Callejas tensa la cuerda de su estudio etiológico hasta sobrepasar las fronteras del nacionalismo. Pensando a Cuba y su intríngulis existencial, Callejas se vuelca hacia lo universal y descubre, espantado, que los límites de la cubanidad son el pesado lastre que carga desde siempre el concepto isleño de nación. En su compendio ensayístico critica el tradicionalismo pedagógico cubano, presente durante todo el pensamiento pre y republicano, desarmando incluso a Enrique José Varona, probablemente el más escéptico de nuestros filósofos de la post guerra. Velázquez es, definitivamente, un heredero criollo del pensamiento nietzscheano. Su búsqueda constante y permanente, toda su propedeútica especulativa, va en pos del hallazgo de un nuevo Friedrich, sin percatarse que él mismo es quien ocupa tal posición en el nuevo panteón de la intelectualidad cubana.

Publicado por

Rafael Piñeiro-López

Rafael Piñeiro-López, escritor, ensayista y Doctor en Medicina (1994). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios "Los Hombres Sabios" (Editorial NeoClub 2015) y "La Bala de Sansón" (Editorial Signum Nous, 2016). Fue fundador y editor general de la revista sobre Arte, Cultura y Pensamiento "Signum Nous". Reside en la ciudad de Miami.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .